Síguenos por mail

jueves, 8 de diciembre de 2011

Para abrir boca...

No puedo más. No puedo seguir. Nada me encaja. Los colores se difuminan en mi mente y cada vez que vuelvo la mirada, la culpa me acusa de cobardía. Tomo aire y suspiro. Nada. Ojalá supiera cuál es el siguiente paso. Trato de concentrarme y me aíslo del mundo. Me olvido del susurro del reloj mientras...

Para saber cómo continúa esta historia, tendrás que esperar un poquito más... No nos odies mucho!! jeje

2 comentarios:

  1. Animo...... !!! Que no cunda el panico ¡¡¡¡
    Nos vemos el 23, besicos
    Nieves

    ResponderEliminar